DIA MUNDIAL DEL AGUA: 

“Todo el mundo tiene un papel que jugar"

Como cada año desde 1993, el 22 de Marzo se celebra El Día Mundial de Agua, una celebración de las Naciones Unidas que se centra en la importancia del agua para la vida y el planeta.

Con él se pretende dar a conocer la relevancia de este oro líquido, así como crear conciencia sobre los 2 200 millones de personas que viven sin acceso a agua potable y buscar medidas para abordar la crisis mundial del agua, siguiendo así el espíritu del Objetivo de Desarrollo Sostenible 6: Agua y saneamiento para todos en 2030.

Día Mundial del Agua 2020: Agua y cambio climático 

Este año el tema versa sobre el binomio agua y el cambio climático, y cómo los dos están estrechamente vinculados. 

La campaña muestra cómo nuestro uso del agua ayudará a reducir las inundaciones, las sequías, la escasez y la contaminación, y ayudará a combatir el cambio climático. 

Al adaptarnos a los efectos del cambio climático en el agua, protegeremos la salud y salvaremos vidas. Y, al usar el agua de manera más eficiente, reduciremos los gases de efecto invernadero. 

Con el  lema de “Todo el mundo tiene un papel que jugar”, la campaña de este año quiere hacer ver que con pequeños gestos todos podemos unirnos a este movimiento por el cambio y reducir el consumo de agua.

Hoy más que nunca, enfrentados a una pandemia sin precedentes, nos damos cuenta que un gesto tan sencillo como lavarnos las manos es la mejor barrera contra enfermedades, pero nosotros somos afortunados ya que en el mundo 3 de cada 10 personas carecen de acceso a servicios de agua potable y 6 de cada 10 personas carecen de acceso a instalaciones de saneamiento.

Debemos urgentemente invertir en tecnologías de eficiencia y ahorro de agua y promover un cambio de comportamiento que reduzca las demandas de agua y energía en todos los sectores utilizando campañas de concienciación, modificando la normativa e implantando nuevos incentivos.

El pasado 24 de febrero el Boletín Oficial del Estado publicó la Orden ICT/155/2020, en el que se establece un periodo de vida útil de 12 años para los contadores de agua, pasado ese ciclo aquellos contadores que tengan una antigüedad superior deberán ser sustituidos.

El objetivo de la orden es asegurar la correcta medición de los contadores de agua y proteger a los consumidores de medidas incorrectas  ya que con el tiempo las piezas internas pueden sufrir desgastes y facilitar datos de medición que no sean reales.

Actualmente la inversión para el cambio del contador de agua es mínima e incluso algunas empresas facilitan a los usuarios la posibilidad de alquilar el dispositivo. El hecho de disponer de un contador individual conlleva una serie de ventajas para los vecinos, como pueden ser el control del consumo propio, la detección rápida de las fugas. Lo que se traduce en un ahorro medio del 15% en el consumo de agua de la vivienda repercutiendo directamente en el importe de la factura.

Hoy y cada día, es indispensable tener presente el papel vital que juega el agua en la vida de nuestro planeta, y por de todas los que habitamos en él.

Techem agua
Volver Arriba