Optimizar la calefacción en verano ayuda a ahorrar en invierno.

Todos los inviernos la factura de la calefacción supone un pellizco importante de los ingresos familiares. Para poder reducirla de forma eficaz es importante que se realice un buen mantenimiento y tomar medidas para optimizar el sistema de calefacción. Ahora es el momento idóneo para realizar mejoras en la instalación y que el próximo invierno la factura de la calefacción no sea una vez más un quebradero de cabeza.

 

Ahora que ha terminado la temporada de calefacción, muchas comunidades hacen balance de lo gastado en calefacción, y es ahora, en los meses de calor cuando llevando a cabo unas simples acciones se puede optimizar el rendimiento de la instalación y mejorar el control del consumo haciendo que la próxima temporada la factura de calefacción se reduzca drásticamente, consiguiendo un ahorro importante y evitando tanto el derroche energético como la emisión de toneladas de gases contaminantes a la atmósfera.

Apostar por medidas de eficiencia energética

En la época estival, con el apagado de la calefacción es cuando se deben realizar las mejoras, ya que así el vaciado del circuito se realiza sin crear molestias al resto de la comunidad.

La instalación de elementos de regulación de la temperatura como válvulas termostáticas y cabezales termostáticos, repercuten el mayor ahorro. Gracias a las válvulas y cabezales termostáticos se gestiona automáticamente el flujo de agua caliente en los radiadores, de manera que se mantiene la temperatura deseada de manera constante en cada una de las habitaciones en las que ha sido instalados sin malgastar energía y ayudando a disminuir su factura.

Con la instalación de Repartidores de costes de calefacción, los vecinos pueden controlar el consumo individual de su calefacción. Son el mejor aliado para los vecinos de comunidades de propietarios con calefacción central, interesados por pagar solo por su consumo y que quieren conseguir un ahorro energético, dejando así de pagar solidariamente el derroche de otros usuarios y controlando su propio gasto en calefacción.

Según la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (AERCCA), en España, la mera instalación de un sistema de reparto de costes está dando lugar a ahorros medios superiores al 20%. El Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE) añade que si el sistema de reparto de costes se complementa con un sistema que permita la regulación de temperaturas en los hogares (cabezales termostáticos o sistema equivalente) el ahorro llega a ser del orden del 30%.

Mantenimiento 

Es imprescindible realizar un exhaustivo mantenimiento correctivo y preventivo de la sala de calderas para garantizar un perfecto funcionamiento, siempre por parte de un instalador autorizado.

 Y para una puesta a punto, antes del encendido de la calefacción se aconseja siempre realizar el purgado de los radiadores para eliminar el aire acumulado en el circuito.

Desde TECHEM, con más de 60 años de experiencia y una amplia gama de productos, que incluye repartidores de costes de calefacción, válvulas termostáticas, contadores de energía y contadores de agua queremos ayudar a reducir el gasto energético de su comunidad de propietarios.

Volver Arriba